NUEVOS APORTES PARA EL ESTUDIO DEL TINCUNACO

13/09/2012

Autor: Fernando Justo
San Nicolás y El NIño Alcalde Folklore

¿Desde cuando existe el vínculo entre San Nicolás de Bari y el Niño Alcalde? ¿lo Introdujo San Fancisco Solano? En este Artículo el Lic. Fernando Justo intenta responder a la pregunta.

Introducción:
Las fiestas patronales de San Nicolás y el Niño Alcalde tienen lugar en la ciudad de La Rioja y en algunas poblaciones menores de la provincia durante los festejos de fin de año.
En la ciudad capital de la provincia se celebra el 31 de diciembre a las 12 del mediodía exactamente,  frente a la Casa de Gobierno y la Iglesia Catedral. Quince minutos antes, desde el Convento de San Francisco, a solo dos cuadras del lugar de destino, sale la procesión del Niño Alcalde acompañado por el Inca y los demás miembros de la cofradía llamados “allis”. Van ataviados con unas vinchas y escapularios con espejos y al son de la caja del Inca van cantando “la quichua”  o  “año nuevo pacari”.
En la plaza lo espera la imagen de San Nicolás acompañado de su cofradía con su Apóstol Mayor, los demás apóstoles, los alféreces y promesantes ataviados con ropas donde predomina el color morado y una gran multitud de fieles que colman el lugar.
Al producirse el Encuentro o Tincunaco de las imágenes, justo al mediodía, todos, gobernantes y gobernados, ricos y pobres, patrones y empleados se arrodillan tres veces ante el Niño Alcalde. Luego ambas imágenes ingresan a la Catedral donde son veneradas por los promesantes, turistas y pueblo en general que se dio cita.
La fiesta se remonta a la Semana Santa de 1593 cuando un levantamiento de miles de naturales contra los atropellos de los encomenderos, amenazaban con destruir la ciudad fundada hacía poco más de un año.
Fue allí que el sacerdote Francisco Solano es convocado por la población para que salve la ciudad. El futuro santo, convenció a los naturales de adorar a Cristo que había muerto por nuestros pecados. Cuentan las tradiciones que los indígenas  decidieron reconocer la autoridad del Alcalde, si éste reconocían que había un Alcalde mayor a todos que era Jesucristo. De este modo se produjo el milagro de la conversión y bautismo de miles de diaguitas, y su evocación pasó de la Semana Santa al 31 de diciembre, fecha en la que se elegía al nuevo Alcalde de la ciudad.
Muchos investigadores trabajaron profundamente sobre los orígenes y simbología de esta tradicional fiesta. Sirva citar a Julián Cáceres Freyre, Sofía Oguic, Cristian Nieto, Jorge Ponce, Juan Aurelio Ortiz, Juan Carlos Vera Vallejos y Bruno Jacovella entre otros.
En todos los casos nunca hubo una explicación completa acerca de la introducción del San Nicolás en la fiesta del Encuentro y la tradición oral acerca de la aparición del Niño Alcalde es opinable.
El presente aporte solo trata de echar luz sobre uno de los puntos oscuros nunca dilucidados.

San Nicolás Y El Niño Alcalde.
Leyendo  el libro “San Nicolás. De obispo a San Claus” de José Miguel Pero-Sanz (Ed. Arcaduz. Madrid. 2002) observo una curiosa tradición que tenía lugar el 6 de diciembre (día del San Nicolás según el santoral católico) en la Edad Media.
Entre los escolares  del convento de San Nicolás se elegía a un niño y lo vestían como “Obispo Nicolás” y lo llevaban en procesión a la iglesia. Luego del festejo salían por el pueblo donde había francachela que duraba hasta los días cercanos a la Navidad entre  grandes libaciones.
La costumbre llegó hasta varios siglos después en aquellas escuelas donde, para esta fecha, se elegía entre las niñas la “priora” (una estudiante que ese día oficiaba de Madre Superiora del convento) y entre los niños elegían al “ALCALDE”. O sea, entre los estudiantes, para el día de San Nicolás se elegía al Niño Alcalde del convento.
¿Puede ser éste el origen de la presencia del Niño Alcalde en la Fiesta Patronal de San Nicolás de Bari en La Rioja?
Por de pronto, ninguno de los tratadistas que han investigado el Tincunaco han  podido dar una explicación  fuerte acerca de la presencia del Niño Alcalde en las Fiestas Patronales de San Nicolás de Bari.
Las tradiciones orales riojanas dicen que San Francisco Solano les dijo a los naturales – en aquella Semana Santa de 1593- que había un Alcalde más poderoso que el español, y era el Alcalde del mundo. Desde entonces los aborígenes rindieron culto al Niño Alcalde. La evocación se habría trasladado al 31 de diciembre, en virtud de que ese día el Cabildo elegía al nuevo Alcalde.
Sin embargo, resulta más plausible pensar que el binomio “San Nicolás- Niño Alcalde” provenga de antiguas tradiciones europeas llegadas a América.

La Fiesta De San Nicolás De Invierno Y  De Verano.
Otro dato que se deduce del citado libro de Pero-Sanz es el referido a las dos fiestas anuales que se celebran en honor a San Nicolás.
El Santoral Católico fijó al 6 de diciembre como día dedicado a San Nicolás de Bari. Este día cae en pleno invierno en el hemisferio norte. Aunque el toda Europa San Nicolás es recordado con dos fiestas patronales al año, la del Santoral (6 de diciembre) y la del traslado de sus resto de Myra a Bari. Cabal demostración de la devoción que el pueblo tiene por el Santo.
Una leyenda folklórica rusa da cuenta de esta curiosidad (recordemos de San Nicolás junto con San Basilio es Santo Patrón de Rusia):
San Nicolás y San Casiano habían bajado al mundo cuando se encontraron un hombre con su carro empantanado en el barro que les pedía ayuda. San Casiano, temeroso de embarrar su inmaculada túnica de santo, se negó a prestar ayuda, pero San Nicolás se introdujo en el pantanal y colaboró con el hombre para sacar el carro atascado.
De vuelta al Cielo, Dios les preguntó por su paso por la Tierra. San Casiano contó que había preservado la blancura de su túnica, y San Nicolás todo embarrado contó cómo había ayudado al carrero. Entonces el Justo Juez dictaminó: Por su caridad, San Nicolás tendría dos funciones al año (la de invierno y la de verano) y San Casiano tendría su función el 29 de febrero (una vez cada cuatro años). De este modo se explica porque San Nicolás tiene dos fiestas patronales al año.
EPÍLOGO.
Es por todos sabido que San Nicolás de Bari fue uno de los Santos más populares de la cristiandad junto con San Pedro y San Pablo, y más tardíamente con San Francisco de Asís.
San Nicolás había nacido hacia el año 255, y vivido y predicado en la provincia de Lycia (Asia menor, actual Turquía) donde realizó en vida  diversos milagros entre la ciudad de Pátara y Myra, lo  que le dio fama como hombre santo.
Con cerca de los cincuenta años llegó a obispo y participó del Concilio de Nicea donde quedaron definitivamente establecidas las diferencias con la herejía de Arrio que suponía que Dios era superior a Cristo pues éste último había sido hecho del primero. El Concilio estableció que ambos estaban hechos de la misma substancia.
Hacia el siglo XI, cuando su popularidad de Santo de la cristiandad alcanzaba talla descomunal, y ante el avance del Islam sobre las ciudades de Asia menor, los pobladores de Bari fueron hasta Myra y se llevaron sus restos a la ciudad portuaria de la península itálica, donde aún permanecen.
El culto a San Nicolás de Bari fue extendiéndose a tal punto de que en Europa hay unos seis mil templos bajo su advocación y al menos cuatro países de ese mismo continente lo tienen como Santo Patrono.
San Nicolás es patrono además de navegantes, pescadores, perfumistas, peregrinos, viajeros, escolares, panaderos, molineros, comerciantes, lustrabotas, carniceros, notarios, jueces y abogados entre otras profesiones y oficios, lo que demuestra la devoción mundial que goza nuestro Santo.

Lic. Fernando María Justo